Servicios funerarios

Estamos a su disposición para organizar ceremonias religiosas y laicas en Milán y su provincia.

Servicios funerarios en Milán

Nuestros servicios funerarios comienzan en el momento en que fallece su ser querido e incluyen las siguientes fases:

1. Elección de la funeraria y asignación del trabajo

La familia se pone en contacto con la funeraria y le proporciona la información que necesita, como el lugar de fallecimiento, el tipo de ceremonia que desea y el lugar y el tipo de enterramiento o cremación. En base a esta información, la funeraria le proporciona un presupuesto.

En el presupuesto del funeral se debe especificar claramente todo lo que incluye el precio, incluidas, si corresponde, las tasas municipales. Las tasas municipales son muy variables y dependen del ayuntamiento de referencia, el tipo de entierro elegido, el cementerio en el que se va a realizar el entierro y la ubicación en el interior del cementerio.

Nuestra empresa cobra todos los gastos municipales (por ejemplo, concesiones del cementerio, tasas municipales y obtención de la documentación oficial) a su coste real, es decir, sin ningún sobrecargo.

Una vez que se haya aceptado formalmente el presupuesto, los familiares de la persona fallecida podrán encargarnos la tarea de realizar todas las actividades relacionadas con el fallecimiento y la organización de la ceremonia del funeral.

2. Acondicionamiento de la persona fallecida y tanatoestética

 El rito de vestir el cuerpo puede realizarlo usted mismo o puede delegar esa tarea en nuestro tanatorio, donde nuestro personal con experiencia preparará el cuerpo de su ser querido con el debido decoro.

 Nos ocuparemos de su ser querido para darle un aspecto natural, como si estuviera durmiendo. Estos procedimientos son necesarios para preparar el cuerpo para la visita de familiares y amigos.

3. Preparación de la capilla ardiente

Prepararemos la sala en la que se velará a su ser querido antes del entierro o la cremación.

De acuerdo con sus deseos, prepararemos la capilla ardiente en un domicilio privado en otra sala designada (de un tanatorio, un hospital o una clínica). La capilla ardiente es el lugar en el que los familiares y los amigos pueden presentar sus últimos respetos a la persona fallecida.

De acuerdo con la voluntad de la familia, decoraremos la capilla ardiente con tejidos, luces, arreglos florales, sillas y todo lo necesario para crear un ambiente tranquilo y de recogimiento para las visitas de familiares y amigos.

4. Programa de los servicios

Coordinaremos las horas, lugares y procedimientos del funeral y el entierro o cremación posteriores con las autoridades civiles y religiosas.

5. Traslado

Nuestro personal, con nuestros medios de transporte, acompañará a su ser querido desde el lugar del fallecimiento a la capilla ardiente y, desde allí, al lugar en el que se celebrará el servicio funerario y, por último, al lugar del entierro o la cremación.

6. Conclusión

La ceremonia termina con el entierro de la persona fallecida.

La persona fallecida se enterrará en el suelo (enterramiento) o se colocará en un columbario o una tumba de la familia (inhumación).

Como alternativa, el cuerpo de la persona fallecida también puede ser incinerado y las cenizas depositadas posteriormente en un nicho del cementerio, pueden quedarse en custodia de la familia o esparcirse.

Póngase en contacto con nosotros las 24 horas del día

Si necesita ayuda rápidamente para organizar un funeral en Milán y su provincia, no dude  ponerse en contacto con nosotros.

NUESTRAS OFERTAS

Funeral básico

Los servicios esenciales a un precio razonable para garantizar una despedida sobria, digna y humana a la persona fallecida.

Funeral completo

Un servicio funerario completo a un precio competitivo que incluye servicios como el acondicionamiento de la persona fallecida, los ornamentos, las ofrendas florales y los trámites administrativos posteriores al fallecimiento.

Funeral personalizado

Una ceremonia para quienes desean honrar a la persona fallecida con un funeral personalizado, que también incluye la instalación de la capilla ardiente y los servicios del cementerio, así como la preparación de la tumba para el enterramiento o de una placa conmemorativa para la inhumación.