info@nebulonghi.it
Via Alessandro Litta Modignani, 97 Milano
Corso di Porta Nuova, 38 Milano

Transporte fúnebre: coches funerarios y permisos

El transporte fúnebre es el término que se utiliza generalmente para describir el transporte de la persona fallecida desde el lugar en el cual falleció hasta el lugar del entierro. En las normativas municipales sobre servicios mortuorios de la ciudad de Milán se ofrece una definición más rigurosa y extensa, de acuerdo con la cual, “el transporte fúnebre constituye la transferencia del cuerpo, de los restos mortales, de los huesos o de los restos incinerados desde el lugar del fallecimiento y/o enterramiento al tanatorio, al servicio de tanatorio de la instalación sanitaria, a la funeraria, dentro de este municipio u otro, a los servicios funerarios, al cementerio, al crematorio, incluido el transporte hasta y desde la iglesia para celebrar los servicios religiosos”.

Los servicios de transporte fúnebres forman parte del paquete de servicios que prestan la agencias funerarias o las funerarias que, en posesión de los requisitos que prescribe la ley para realizar esta tarea, asumen también la responsabilidad de obtener las autorizaciones necesarias del ayuntamiento en cuestión. El transporte y la transferencia del cuerpo solo pueden realizarlos empleados del servicio público, de acuerdo con la ley (artículo 358 y enmienda número 86 del 26 de abril de 1990).

De acuerdo con las disposiciones de la legislación existente, el transporte fúnebre solo se puede realizar con vehículos registrados para ese fin, como los coches funerarios (o coches fúnebres). Los arreglos florales en el exterior del coche fúnebre solo están permitidos si existen las estructuras de soporte adecuadas.
Para respetar la última voluntad de la persona fallecida, y de acuerdo con las decisiones que tomen los familiares, el cuerpo se puede transportar para su entierro a otro municipio italiano, fuera del ayuntamiento de Milán.

En este caso, es necesario obtener permiso del ayuntamiento de Milán una vez certificado oficialmente el fallecimiento. Este procedimiento se puede delegar en la agencia o funeraria. Si el servicio de transporte fúnebre lleva el cuerpo a un crematorio, se debe realizar la solicitud para obtener la autorización para la cremación, además de la solicitud de transporte.

Si se va a transportar a la persona fallecida a un país extranjero, será necesario solicitar la emisión de un certificado de defunción, además de un pasaporte mortuorio o una autorización para transportar el cuerpo. Si el transporte fúnebre tiene que realizarse a un estado que no forma parte de los convenios internacionales, también es aconsejable obtener una declaración del Consulado o la Embajada correspondiente en la que se explique que no existe ninguna razón por la que no se deba permitir la entrada del cuerpo a ese estado.

Para obtener más información acerca del funcionamiento del transporte fúnebre, consulte las normativas municipales sobre servicios mortuorios del ayuntamiento de Milán.

Nebulonghi puede encarcarse de todos los procedimientos relativos al transporte fúnebre, tanto en Italia como en el extranjero. Nebulonghi también posee experiencia en la obtención de las autorizaciones necesarias en cumplimiento de las normativas. Los servicios de transporte funerarios y la obtención de las autorizaciones correspondientes en los organismos públicos quedan, en tal caso, en manos de nuestro personal, lo que libera a su familia de estas tareas prácticas. La funeraria Nebulonghi también posee sus propios vehículos, incluidos coches totalmente equipados, coches fúnebres y transportes funerarios, todos con autorización para el transporte tanto dentro como fuera del municipio y para todos los tipos de funerales.